Carrito

¿Qué es el bike packing?

Se trata de una nueva tendencia que nos llega de los Estados Unidos y que está propagándose por Europa. El bike packing es una forma de viajar sencilla, con el mínimo equipaje y sin alforjas ni transportines en la bicicleta. El minimalismo en estado puro para salir a descubrir la naturaleza.

Lo que se persigue con esta modalidad es recorrer en bici rutas naturales de algunos días. A diferencia del cicloturismo tradicional se intenta que el equipaje sea lo más minimalista posible y en general se transporta sobre la propia bicicleta -manillar, tija del sillín, cuadro, etc., sin necesidad de acoplarle alforjas ni transportín.

¿Por qué está de moda?

Esto es lo que hace captar adeptos al bike packing; largas jornadas sobre la bicicleta a ritmos asequibles y rodeado por espectaculares paisajes. Si a eso le sumas pasar un par de noches al aire libre junto a tu bicicleta la experiencia se vuelve cada vez más atractiva.

¿Qué tipo de bolsas puedo llevar?

El principio básico del bike packing es sacar el máximo partido a los tubos del cuadro sin que afecte a la estabilidad, el manejo y el peso total. Habrá modelos de bolsa para el manillar, el tubo superior, el triángulo delantero y la tija de sillín. Suelen tener varias versiones con diferentes volúmenes según lo que necesites, el tipo de bicicleta que tengas y la geometría de ésta.

Experiencia personal

En nuestra experiencia, vemos que en este tipo de viaje es fundamental la selección inicial de productos/equipaje a llevar. Buscando llevar lo mínimo posible es una tarea difícil hacer esta selección.

Para un viaje de cuatro días en invierno hemos llevado:

Ropa: dependerá de la estación, en verano tienes opción de lavar y colgar en la bici para que se vaya secando. Lo normal dos prendas de cada, es decir, dos maillots, dos cullotes, dos pares calcetines. Y ropa ligera para cuando acabemos la jornada en bici, como unas mallas, camiseta interior y forro polar. El calzado para después tiene que ser muy ligero, yo llevé unas zapas minimalistas sin suela y que se pueden doblar fácilmente y perfecto.

Material de reparación: Dos cámaras de rueda, juego de llaves, y bomba de aire. Ya está, no llevo nada más porque no sé hacer nada más de mecánica que cambiar una rueda entonces ante un problema mayor habrá que tirar de móvil e intentar pedir ayuda. Esto es algo que limita mucho pero depende de la destreza de cada uno, la mía es nula.

Productos farmacia/botiquín: Aquí no te puede faltar la crema para el culo, después de tanto tiempo en la bici, si no la usas, el segundo día no te puedes ni sentar, y tu experiencia se convierte en un infierno. Nosotros llevábamos una que se llama Sudocrem, que lleva óxido de zinz para evitar las irritaciones y proteger la piel, y la verdad nos fue de lujo, hay muchas, son las que se utilizan para el culete de los bebes.

También llevábamos crema solar, estamos todo el día expuestos al sol, y barritas energéticas que nos vinieron muy bien porque hay sitios donde tardas mucho en encontrar un bar ( incluso en España que está llena de bares).

Otra cosa que nos vino muy bien, son unos parches de calor que nos poníamos en los pies y manos, en las primeras horas de la mañana se agradecían bastante. Los compré en Decathlón, imagino que habrá varios.

Una caja de compeed surtido, que son un tipo de tiritas especiales para pies, que ocupa muyyy poco, yo creía que no salían heridas en los pies cuando vamos en bici pero si, entre el frío, el roce y los parches de calor que me puse, me salieron ampollas en la parte superior delo dedos y menos mal que llevaba las compeed.

Y algo que fue importantísimo, sobre todo a partir del segundo día, es llevar una crema de efecto calor. Antes de empezar nos la poníamos en la espalda ( que se carga muchísimo) y en las piernas, y a darle caña!

Una de las cosas más importantes que no se te pueden olvidar es el móvil y su cargador, junto con la tarjeta de crédito (con dinero a poder ser), con esto puedes resolver casi cualquier imprevisto 🙂

Conclusión

Como hemos, visto el bike paking tiene numerosas ventajas: es más ligero que utilizar alforjas, el peso está mejor repartido y hay bolsas para casi todo tipo de bicis. Asimismo, es más cómodo poner y quitar bolsas que no andar montando y desmontando transportines. Idóneo para aquellos que quieran hacer rutas técnicas de varios días, pues la bici cargada de este modo es más estable que con alforjas, que van bailando cuando el terreno se complica.

Sin embargo, tiene algunos inconvenientes, y el más significativo es la menor capacidad de carga. Además, al ir las bolsas amarradas a algunas partes de la bici hay que tener cuidado de que no estorben.

Por regla general te aconsejamos que utilices el bike packing para viajes de poca duración, y para viajes de larga distancia, es más lógico y cómodo el uso de portabultos, alforjas y los sistemas tradicionales. Salvo que hayas organizado tu viaje con apoyo logístico, bien de vehículos o bien porque vayamos a dormir en hoteles, albergues, en cuyo caso también te recomendamos el bike packing para viajes de más de una semana.

Leave a Reply

Abrir chat
¿Hola, necesitas ayuda? ¡Habla ahora con un farmacéutico!